frendeites
comunidades



Rencontre avec : Eva Nielsen

Graduada de Beaux-Arts en París en 2009, la artista franco-danesa Eva Nielsen crea enigmáticas obras proteicas. Con sus lienzos pintados, a veces impresos o serigrafiados, sacude los códigos de la pintura, mezcla medios y atrae la imaginación del espectador. Conozca a un pintor inspirado e inspirador.

Muuuz: ¿Puedes contarnos sobre tu viaje?
Eva Nielsen: Cuando era joven, no quería ser artista. Después de una DEUG en Letras Modernas y una Maestría en Historia Europea en la Sorbona, finalmente probé las Bellas Artes en París y fui aceptado. Mi entrada a las Bellas Artes fue un paso decisivo en mi viaje. Me encantaron mis años allí. Conocí a mis amigos, artistas muy interesantes que me enseñaron tanto como mis maestros. Gracias a la beca Sócrates, estudié en Central Saint Martins en 2008. Esta estancia en Londres fue muy enriquecedora. Luego, rápidamente comencé a trabajar con galerías. Varias residencias artísticas en Francia y en el extranjero han marcado mi carrera. Tuve la oportunidad de ir a Noruega con la artista Mireille Blanc para trabajar en LKV en 2012, luego a Los Ángeles con el pintor Raphaël Barontini para aprovechar todos los talleres técnicos de La Cabaña en 2017. Las exposiciones colectivas también han marcado mi carrera. Me gusta que mis obras se confronten con las creaciones de otros artistas.

¿Cuál es tu enfoque de la pintura?
En mi pintura, se trata ante todo de promover la hibridación, el collage y la multidisciplinariedad. El lienzo captura una parte de un todo. Estoy muy interesado en la imagen fotográfica y su aspecto truncado. En fotografía como en pintura, el artista captura una visión, que es necesariamente fragmentaria. El fuera de pantalla es tan interesante como el lienzo. Técnicamente, mi pintura se define por superposición. Me gusta, por ejemplo, hacer coincidir un fondo difuso con una línea limpia obtenida por serigrafía. La técnica también va de la mano con el intelecto. Cuando tengo una imagen en mente, elijo una técnica específica para ponerla en el lienzo. La técnica fluye así de la idea. Me encanta esta reunión del gesto con el espíritu.

Eres pintor, pero también fotógrafo e impresor de pantalla. Desde la pintura hasta la serigrafía, ¿cuál es su proceso creativo?
Mi proceso de creación no está definido. Siempre hay una toma de riesgos, que también es muy emocionante. En este momento, estoy mezclando todas las técnicas. Pinto mi lienzo, lo pongo en una impresora y lo imprimo en pantalla. También me pierdo en las etapas, desde el collage hasta la sobreimpresión. La experimentación diaria del taller conlleva su cuota de riesgos. Es importante ver el accidente y conservarlo. Cuando era estudiante, me opuse al accidente. Hoy, por el contrario, aprecio lo inesperado. El arte más completo es, sin duda, donde el artista logra regular las improvisaciones para incorporarlas completamente en el proceso creativo. Por lo tanto, la sesión del taller es compleja e interesante. A veces tiro mis lienzos. Me gusta este gesto de confianza, que revela un distanciamiento del acto de creación. Sigo convencido de que el ego para el ego es bastante dañino, porque el deseo de crear debe prevalecer. Mi trabajo reúne múltiples referencias. El arte es un encuentro entre diferentes campos. Me fascina el Black Mountain College, una universidad humanista estadounidense marcada por los preceptos de Josef y Anni Albers. Con la llegada de la pareja a los Estados Unidos a principios de la década de 1930, Black Mountain College se convirtió en una escuela de vanguardia, donde se enseñaban todas las disciplinas artísticas. Amo todas las creaciones. No pude limitarme a un solo medio.

Muchas de sus obras son el resultado de una reflexión sobre el espacio urbano. ¿De dónde viene esta fascinación por los paisajes?
He vivido y trabajado en los suburbios durante diez años. Los suburbios me inspiran mucho. Los paisajes periurbanos son siempre plurales. Están en constante evolución. En los suburbios, me gusta la alternancia entre paisajes muy construidos y lugares abandonados como las canteras en barbecho. En Villeneuve-Saint-Georges, por ejemplo, todas las etapas de la urbanización son visibles. Tan pronto como viajo, tomo el transporte público y visito los suburbios, ya sea en Berlín o Nueva York. Me gusta descubrir cómo evoluciona una ciudad. Los suburbios son lugares que son en sí mismos collages, oxímorones. Me gusta que el espacio nunca esté definido. Pinto lugares posibles, que nunca están congelados. No soy bibliotecario ni geógrafo. Por lo tanto, los lugares que pinto no son realmente reales.

¿Qué relación tienes con la arquitectura?
Mi relación con la arquitectura es empírica. Lo vivo, lo veo, lo documento, lo pinto. Me fascina la casa, pero también el refugio como lo definió Louise Bourgeois. Justo después de la crisis de las hipotecas de alto riesgo, realicé un viaje por carretera a Detroit y descubrí todas las viviendas abandonadas, todas estas viviendas que pierden su valor primario de espacio vital. La arquitectura es fabulosa y frágil, ya que tiene su propio fin en sí mismo. Cuando pinto arquitecturas, no es el edificio en sí lo que me interesa, sino la relación que el hombre tiene con él. También me apasiona hacer modelos. Cuando tenía diez años, me rompí la pierna. Después del incidente, tuve que quedarme quieto durante un año. Un día mi padre me dio un modelo. Luego pasé mi recuperación haciendo toneladas de modelos.

¿Qué artistas te inspiran? Por qué ?
Estoy influenciado por muchas personalidades. Realmente me gustan los pintores románticos como Caspar David Friedrich, que deja mucho espacio para el espectador en sus pinturas. Yo mismo intento sustituir mis ojos por los del espectador. Espero que el espectador pueda dar rienda suelta a su imaginación. Esto se encuentra en artistas surrealistas. Man Ray me atrae mucho porque encarna perfectamente la modernidad. También estoy inspirado por varios artistas modernos y contemporáneos. Amo a Paul Cézanne, Paul Klee, Ed Ruscha, Georgia O'Keeffe, Lee Lozano o incluso Helen Frankenthaler. Pero también me fascina la fotografía y la arquitectura. Soy fanático de las fotos poéticas tomadas por Luigi Ghirri y las arquitecturas complejas imaginadas por Zaha Hadid.

¿En qué estás trabajando en este momento?
Actualmente, estoy trabajando en tres series. En una serie, pinto arquitecturas antropomórficas, es decir, arquitecturas que adoptan una morfología humana. Fue durante una estancia en Sibiu en Rumania que descubrí estos sorprendentes edificios. También reflexiono sobre la idea de una imagen alterada, que además está perfectamente ilustrada por la fotografía. Retrato espacial por Lee Miller. En otra serie, imagino arquitecturas como avances en el horizonte, órbitas a través de las cuales tratamos de adivinar parte del paisaje. Me gusta trabajar en varias series simultáneamente para poder pasar de una a otra sin aburrirme.

Para obtener más información, visite el sitio web de la artista Eva Nielsen et el sitio web de Galerie Jousse Entreprise.

Imágenes: Retrato © Vincent Ferrane, Obras © Eva Nielsen

Léa Pagnier

Enviar su comentario

0
  • No hay comentarios sobre este artículo.

Premios ADC

ADC-premios-logo-2017 250-01
Los más destacados logros arquitectónicos elegidos por la comunidad profesional

>> Saber más

MIAWs

miaw logotipo bien blanco

Un Premio Internacional a los mejores productos para arquitectos y profesionales de diseño

>> Saber más

CONTACTO CON LOS EEUU!

5, Calle Saulnier - 75009 PARIS

T: + (33) 1 42 61 61 81

F: + (33) 1 42 61 61 82

[email protected]

www.muuuz.com

a proposito

mi cuenta

Versión móvil